Ana R. Costa, creadora de ‘Arde Madrid’, rompe la palabra ‘simple’

La escena abre en la Barceloneta, en la playa, y cuatro chicas están sentadas juntas cerca del malecón, mirando la playa. La serie original de Movistar+ comienza como “Simple” como sugiere su título, con una breve imagen de cada uno de los cuatro personajes y las características del personaje destacado que se muestra.

Escribir guiones para mujeres enérgicas es algo de lo que la directora española Ana Costa nunca se avergüenza, creando personajes distintivos que acentúan sus escenas mucho después de que ella haya salido. Inmediatamente después de su trabajo anterior en la sensación de Movistar + “Arde Madrid”, la serie más concurrida después de su estreno, “Simple” también demuestra ser demandada por muchas mujeres protagonistas, aunque Costa admite que quizás debido a los números. “En cinco años, la industria audiovisual ha hecho una fuerte apuesta por la mujer.

Pero no olvidemos que estamos de moda porque lideramos, y nuestras temáticas son interesantes porque dan dinero”, dice. “Lo cierto es que el mundo masculino está arraigado, mientras que el femenino se está asentando en arenas movedizas. Todavía hay una falta de personajes femeninos que muestren que las mujeres tienen un arco humano mucho más amplio que los hombres”.

Dirigida por Laura Jou (“Cucut”) e inspirada en la popular novela abstracta “Lectura Fácil” de Cristina Morales, la serie gira en torno a cuatro miembros femeninos de una familia, todas con discapacidades, y su búsqueda para adaptarse a menudo. Las absurdas normas sociales que se les imponen.

Costa reconoce que la serie fue una ardua labor de amor, ya que “cualquiera que haya leído la novela me ha dicho que es imposible adaptarse. Movistar me dio la oportunidad. Hicieron un contrato de desarrollo, pero casi convencidos de que no lo lograría”.

“Es complicado ponerse en la mente de las personas que ven el mundo desde una perspectiva diferente”, continúa. Los personajes Marga (Natalia de Molina), Patri (Anna Marchesi), Natty (Anna Castillo) y los ángeles (Correa Castillo) deambulan por las nimiedades de la vida cotidiana, desde la rebelde Natty hasta su amor reprimido por la danza tras una gira con la naturaleza. pavos, a todo el grupo luchando, en vano, por abrir un paquete de plástico increíblemente ligero y duradero.

Costa se reunió con la productora de “Arde Madrid” Sandra Hermida (“Biutiful”), la comedia de cinco episodios que fusiona el humor satírico con el impulso inherente de Costa de encontrar humanidad en cada escena, mientras los actores estudiaban el guión con personas con la misma diversidad profesional. estaban fotografiando.

Plotlines, coescrita por Cristina Pons (“El Cid”), aborda el coraje al retratar la agencia y la independencia de las mujeres cuando sienten calidez por su yo en desintegración, viviendo dentro de sus diferencias en lugar de simplemente sufrir o soportar.

Desde presupuestos hasta amigos, estableciendo límites y abordando problemas de salud sexual, cada personaje en su rol crece en seriedad. Al final, los protagonistas de la novela navegan por un mundo que, a pesar de todos sus avances, todavía se niega a asimilarlos. “Vivimos en un mundo basado en la comparación. El inteligente, el guapo, el feo, etc. La autonomía solo es posible sin estas comparaciones”, dice Costa.

“Cada uno debe poder satisfacer sus necesidades con respeto, sin lastimar a nadie. De ahí el título. De hecho, es simple a nivel individual, el autogobierno; pero es imposible rendir cuentas al estado, a tu familia, a las instituciones , y a todo dios”.

Costa concluye preguntando: “¿Cómo diablos la sociedad ha empujado a algunas personas a los márgenes basándose únicamente en su género, raza y percepción, forzándolas al aislamiento social, desafiándolas y abusando de ellas solo para que puedan recuperar su sentido de pertenencia? ¿No es así? ¿Es más fácil para todas las personas ser consideradas seres de clase?, ¿la primera, y evolucionar de acuerdo con sus propias capacidades y deseos?



Leave a Reply

Your email address will not be published.