Marianne Mathias “Runner” arcos en Toronto, Sighis a San Sebastián

Tras nuevas funciones en Toronto y San Sebastián, la directora estadounidense Marianne Mathias sigue sorprendida por su debut en “Runner” que está destinado a público y programadores.

Producido por Joy Jorgensen, el drama íntimo es una producción de Killjoy Films realizada en colaboración con Pigasus Pictures. Coproducida por Easy Riders Films y Man Alive. Heretic, que se ocupa de las ventas internacionales, compartió el tráiler de la película en exclusiva con diverso.

“Estaba pensando en eso anoche. Como joven director, y estoy tan fresco en la escena, ¿cómo navego por estas aguas? ¿Me mantengo fiel a mi voz o me cambio para complacer a los demás?”, pregunta el director.

“Decidí ser más realista en lo que encuentro interesante. Estoy muy feliz de que haya espacio para eso en estos festivales”.

Después de una niña llamada Haas (Hannah Schiller, nacida en Alemania), criada por un padre soltero en algún lugar de Missouri y agobiada por su comportamiento obsesivo, Matthias quería centrarse en encuentros breves que podrían cambiarlo todo, señala. Después de la muerte de su padre, Haas necesita enterrarlo en su ciudad natal. Aquí es donde conoces a Will.

“Esa es la esencia de la película: se trata de dos extraños que se encuentran, cambian y se separan”, señala.

“Es solo un niño que le ofrece a Haas montar en bicicleta. Pero para ella, eso es un pequeño acto de bondad. Realmente puedes tener un impacto en la vida de alguien si haces espacio para los demás”.

Fotografiada por Jomo Frey, “Runner” a veces se siente como si la pintura de Andrew Wyeth de 1948 “Christina’s World” cobrara vida de repente.

“Me gusta una línea recta o un horizonte limpio. Es donde la tierra se encuentra con el cielo y los muertos se encuentran con los vivos. Había una casa en una llanura apartada en la zona rural de Indiana y realmente me recordó a esa pintura. Es uno de esos felices accidentes que acaba siendo un gesto maravilloso”.

Pero aunque su película parece estar ambientada después de la Segunda Guerra Mundial, con sus personajes tarareando “Vi la luz”, ella quería que pareciera “temporal”, dice Matthias.

“Podría ser una historia contemporánea, podría ser una historia de época. Mi familia también es del Medio Oeste y muchos de estos lugares se sienten un poco suspendidos en el tiempo. Tal vez de ahí vienen”.

Obligada a quedarse en una pequeña posada mientras espera el entierro de su padre, Haas también se encuentra con Baggie: la “única amante del cine” que vive a través de los personajes que llenan su diminuto televisor.

“Es uno de mis personajes favoritos”, admite el líder. El papel de Baggie es interpretado por la actriz de “The Hateful Eight” Jane Jones, quien pronto aparecerá en la película Killers of the Flower Moon.

Quiere extender su mano [to Haas] Pero él no sabe cómo. Para mí, esto es lo más triste de los tiempos modernos. La gente quiere conectarse, pero se vuelve cada vez más difícil”.

Sin embargo, sus personajes se comunican en su filmografía. Y se les permite avanzar al final.

“Haas se apega a su promesa de que su padre era un buen hombre. ¿Cómo sería él cuando era joven? ¿Tal vez al conocerte reconocerías a su padre? Quería mostrarte la naturaleza cíclica de la vida y cómo las cosas están contigo o sin ti”.

Su relación basada en el silencio y los pequeños gestos (Matthias se ríe, “El diablo está en los detalles”) permanece misteriosa hasta el final, entre el amor y la amistad.

“Un disparo después de la reunión, el sol brilla en su rostro sonriente. Luego oscurece de nuevo. Siempre me ha fascinado el tira y afloja de la tristeza y la alegría”, agrega Matthias.

“Es una cuestión de ser un personaje activo versus pasivo. Es más fácil hacer que tu vida suceda, pero también puedes cambiarla. Haas recibió su nombre de mi abuela, que tiene raíces suizo-alemanas. Lo traduzco aproximadamente como ‘conejo ‘ o ‘corredor'”. Al final, ella eligió su destino”.



Leave a Reply

Your email address will not be published.