‘Se volvió completamente irrelevante si era hombre o mujer’: Jessica Woodworth charla con Geraldine Chaplin en ‘Lucca’

“Desde el primer día supe que era Geraldine Chaplin quien necesitaba interpretar a El general”, dice la directora Jessica Woodworth sobre la hija de Charlie Chaplin que interpreta a uno de los personajes centrales en su último drama, Luca, en la competencia de pantalla grande en el Festival Internacional de Róterdam. Festival de Cine.

“No porque sea mujer”, asegura el director. “No tenía nada que ver con eso. De hecho, tenía la intención de hacer un personaje masculino para ella, pero nuestra relación de trabajo es tan fuerte que le dije que no podía hacer una película sin ella. Al final, se volvió completamente irrelevante si ella era hombre o mujer”.

La película está basada en la novela clásica de Dino Buzzati “La estepa tártara” y está protagonizada por Chaplin y Jonas Smulders, una ex estrella fugaz europea, como el personaje principal. “Estudié literatura italiana en la universidad y viví en Italia por un tiempo”, dice Woodworth sobre cómo se encontró por primera vez con la historia de Buzzati. “Es el tipo de libro que te invita a entrar en tu alma y se queda allí, repitiéndose a través de ti a lo largo del tiempo. Y siempre se ha mantenido cerca de mí de alguna manera. Se convirtió en algo así como una fuente de fascinación constante y tuve una gran deseo de llevarlo a la pantalla”.

“Desde el momento en que decidí adaptarla a la pantalla, ya había tomado varias decisiones: una de ellas era que la iba a trasladar al futuro”, continúa el director, que ambientó a “Luka” en una película futurista hambrienta. realidad. Otra decisión que se tomó al principio del proyecto fue fotografiarla en monocromo. “Desde el primer día, fue en blanco y negro. No hubo discusión. Las sensaciones que obtienes del blanco y negro son completamente diferentes del color, llevan las cosas a una especie de abstracción”.

Las hermosas localizaciones sicilianas se rodaron en vívidas películas de 16 mm, otra decisión tomada desde el principio por Woodworth, que había rodado dos de sus películas anteriores (“Khadak” y “Altiplano”) en 35 mm. Rodar la película, dice, es un “proceso lento y agotador” que une al elenco y al equipo de una manera que fue vital para su última película. “‘Luka’ requiere un grado de movilidad que yo llamo oxígeno, es como si te estuvieran pidiendo que respires, el equipo de cámara necesita respirar con los actores, y tiene que ser inteligente, y hay una interacción entre esos cuerpos y el lente y la cámara Entonces, 16 mm fue naturalmente más flexible y permitió Bailar entre el héroe y la cámara.

“Trabajo muy de cerca con los actores”, dice Woodworth sobre su proceso, que también incluye un enfoque en la actuación en lugar del diálogo. “Simplemente enfatizo el diálogo el día de la filmación, y es muy atrevido. Quizá temerario. Encuentro que en realidad produce las interpretaciones más honestas. Y realmente los animo a que siempre abran sus mentes y vean las cosas desde diferentes ángulos”.

“Luka” marca el primer crédito como directora en solitario de Woodworth desde su debut cinematográfico en “The Virgin Diaries” de 2002. Desde entonces, todas sus otras películas han sido dirigidas con Peter Brosens, quien se desempeña como productor ejecutivo en su película más reciente. La decisión de ser el único gerente surgió de cuestiones prácticas: tanto Woodworth como los Brosens no podían estar fuera de casa por largos períodos de tiempo. “Lo desarrollé a lo largo de los años por mi cuenta y [Brosens] Estuvo muy involucrado en cada paso del camino. También hablo italiano y este proyecto surge de años y años de estar involucrado en la literatura italiana, fue una progresión muy natural”.

Traer a “Luka” a Rotterdam fue algo natural para Woodworth. “Estoy convencido de que es la plataforma perfecta. Hemos estado allí con todas nuestras otras películas y esta es una coproducción holandesa, por lo que es casi como estar en casa. Y estamos emocionados porque tardó tanto en terminar porque estábamos “Creo que la audiencia es muy honesta y muy expresiva, y eso también es genial. Es genial para Radar tener un lugar donde puedes sentir la pulso, cómo se percibe la película, que no es el caso en todas partes. En Róterdam, ese es el caso”.

En cuanto a lo que sigue, Woodworth dice que ella y los Brossens ya han comenzado a desarrollar su próximo proyecto, “The Grass Sings”, una película sobre “una niña que puede oír el pasto”. ¿El proyecto la unirá a ella y a los Brosens como codirectores? Ella aún no lo sabe. “Podría. Definitivamente lo estamos construyendo juntos. También me invitaron a dirigir un proyecto diferente, así que ya veremos. Ya sabes, la coproducción lleva mucho tiempo, pero estamos aquí para quedarnos”.